El pasado 27 de julio de 2012, en las instalaciones de la Cámara Nacional de Restaurantes de Venezuela, bajo el patrocinio de la Distribuidora Hormann Dürr, C.A. y por la conducción de Carlos Timoner sport manager de Wine Group Argentina, tuve el placer de degustar los tres vinos topes de indiscutible trascendencia, que están presentes en Venezuela de Finca La Celia.
 
Por Julio César Alcubilla B.-
julio.c.alcubilla@gmail.com
 
El Valle de Uco se ha caracterizado en los últimos quince años por ser el de mayor inversión vitivinícola de Argentina, esto se debe a varios factores entre los que destaca el terroir (suelo, clima y cepa) y la escasa pluviosidad; lo que permite una producción de uva para vinos de media y alta gama. Dentro de este valle se desarrollan los viñedos de finca La Celia, los mismos destinados en su mayoría a vinos de alta calidad.  En ésta oportunidad degustamos tres expresiones distintas de Fina La Celia: Elite Malbec-Tannat 2009, Heritage, Cabernet Franc 2007 y Supremo, un Blend compuesto por Malbec-Petit Verdot-Syrah y Tannat. La Celia Heritage es un vino muy distintivo para esta bodega, ya que esta fue la primer bodega en comenzar a producir 100% Cabernet Franc dentro del Valle de Uco, estas cepas normalmente eran utilizadas para hacer vinos de corte. 
 
Por otro lado, Finca La Celia es la bodega más antigua de este Valle, sus inicios datan desde el año 1890, anteriormente a este año la finca estuvo destinada para ser un campo de cría de ganado de alto perfil, su dueño original era Eugenio Bustos, un visionario que venía de una familia muy adinerada proveniente del centro de Argentina, de San Luis. Éste compra tierras al Sur de Mendoza, cuando nadie había visto el potencial de este terreno, ya que era el ultimo cabildo que existía disponible, el mismo era  denominado La Patagonia Rebelde. Su primera mano de obra fueron los mismos indios de la región, con los cuales negoció que ellos trabajaran la tierra y el les proveía de sustento, alimentación y una mejor calidad de vida; comenzó desarrollando ganado equino y vacuno, de aquí nace el emblema de Finca La Celia, el caballo, debido a que éste fue el único que podía guiar la carga por la Cordillera de los Andes, específicamente en un paso bajo denominado El Portillo. Los caballos conducían el ganado a través de la cordillera hasta llegar a los puertos de Chile, estableciendo el proceso de comercialización. 
 
Antes de 1890, en Francia debido a la compra de ganado, Eugenio Bustos recibe como pago Plantines de Cot (cepas primarias del Malbec), los cuales fueron cambiando por acción medioambiental y son reconocidas actualmente como Malbec. Para ese año,  ya se habían plantado mil hectáreas de este Cot, comenzando el desarrollo de la vinicultura. El señor Eugenio Bustos tuvo una sola descendencia, Celia Bustos, por esto el nombre de Finca La Celia. Al morir, su hija queda a cargo de la bodega durante cinco décadas, en un tiempo en el que el vino era patrimonio de producción masculina. Ella se casa con el contador de la firma, no tuvieron descendencia y estos campos comenzaron a distribuirse respectivamente entre las familia. Fue para el año de 1999, que el Grupo San Pedro-Tarapacá de Chile adquiere 511 hectáreas, incluida la bodega, haciendo un reproceso tanto del viñedo como de la misma bodega, tecnificando completamente el edificio dejando la fachada, hoy en día es monumento histórico de la nación en el Valle de Uco.
 
El proceso de tecnificación intentó desde el primer momento lograr vinos para los paladares mundiales, en la actualidad la bodega tiene 400 hectáreas de producción de vinos de alta calidad, están en un proyecto de cubrir la totalidad de sus campos. Sus viñedos son  muy jóvenes, máximo 25 años, en los mismos  se han utilizado en las plantaciones de Malbec, los plantines de cot originales encontrados en algunas zonas que datan desde 1890. Para ello se procedió a cortar algunas varillas de los mismos, obteniendo sus raíces y de allí se hicieron las plantaciones de los actuales Malbec.
 
La producción de vinos de Argentina en general, se encuentra ubicada en el lado oeste del país, cerca de un 99% de producción nacional, hoy en día se están llevando a cabo un 10% de producción en la provincia de Buenos Aires, y observando que resultados se pueden alcanzar, ya que es una región muy húmeda. Desde el norte, las zonas de producción vinícola de Argentina se distribuyen: Salta, La Rioja, Mendoza y la nueva región de la Provincia de  Neuquén, conformada por Pampa y Rio Negro; esta última produce alrededor del 5% actualmente de la industria vitivinícola de Argentina, en Argentina existen 225000 hectáreas de producción. Mendoza representa el 70%, es la quinta provincia en desarrollo de producción vinícola de Argentina, a este lugar del país fue que llegaron los inmigrantes trayendo la cepa del Malbec, y se concentraron en su producción. Al analizar las condiciones de las tierras argentinas para la producción de vinos de media y alta gama, encontramos que hacia el norte, se necesita además de la temperatura que es elevada, la zona es de alto calor, se necesita que en las noches la temperatura descienda considerablemente, es decir que se dé la diferenciación térmica entre el día y la noche. Esto es muy importante para que se desarrollen las cepas destinadas a vinos de alta gama. Por otro lado Mendoza es una zona muy árida, por ello los vinicultores, debido a la acción de los indios en sus orígenes y a sus sistemas de riego, es que hoy, además de las condiciones heredadas en el terreno, se surten de las nevadas de la cordillera de los andes, las cuales alimentan los ríos de la región, los mismos se resguardan en represas para el trabajo de campo. El cual es canalizado en cada lugar de la provincia, a través del sistema de acequias. Cuando vamos a Mendoza debemos de tener mucho cuidado al visitar los viñedos y estacionar nuestros vehículos donde pisamos, debido a que es muy común que se estacione en las carreteras y al bajar muchos turistas pueden quedar atrapados en el cauce de una acequia, las mismas con causes que conducen el agua para los arboles. 
 
La región vinícola principal de Mendoza se encuentra ubicada a 300 o 400 metros sobre el nivel del mar, temperaturas en veranos máximas de 42° y puede bajar en la noche unos 5°. Esta es una zona muy propicia para hacer vinos más corrientes, para vinos de toma rápida. Luego hacia el sur a unos 12 kms. de la ciudad de Mendoza, fundamentalmente por donde se localiza su rio más importante, el Rio Mendoza, e encuentra la primera zona, de la cual se dio a conocer mucho el Malbec. Hacia el sur sigue la región de  Maipu y Luján de Cuyo ubicada a 600mts. sobre el nivel del mar, con 39 a 40° de temperatura y en la noche se llega a una oscilación un poco mayor de temperatura. A l100 kms hacia el sur se haya el Valle de Uco, el cual se divide en varios departamentos, este valle va desde los 900 a 1500mts sobre el nivel del mar. Su punto más alto es el departamento de Tupungato, el cual esta a 1900mts sobre el nivel del mar y aún más al sur es donde esta Finca La Celia, en un promedio de los 1000mts sobre el nivel del mar. 
 
En esta propiedad, su clima es árido continental, Argentina es  el único país del sur que no tiene influencia oceánica, este es un factor de extrema importancia para el desarrollo del Malbec, debido entre otros factores a su temperatura, la cual en verano es de 35 a 36 °  y en las noches puede caer a 15 o 16°. Esta variabilidad térmica permite que las plantas durante la noche se recuperen, logren su correcta fotosíntesis y alimenten a los racimos de uvas, preparándose a que otro día de insolación logre recubrirse del calor del día, por los efectos de la noche. Llueve alrededor de 300 ml anuales, en invierno son campos que nieva entre 6 a 7 veces. Sus suelos son de origen aluvional, Finca La Celia se desarrolla en una pendiente de 400 mts., lo cual obliga a los enólogos a armar calicata para hacer estudios de suelo constantemente, e ir midiendo la profundidad arenosa de los suelos, hasta llegar a la roca. Al extremo más alto de esta propiedad, uno identifica que la parte arcillosa es menos, encontrándose mucho más cercanas las plantaciones entre suelo y roca, mientras que en el otro sector hay por lo menos un metro de arcilla por encima de la roca. Esto otorga distintas cualidades o características a la cepa Malbec u otras dentro de la misma propiedad. Por eso se encuentran características muy similares al Valle de Uco, con respecto al terroir, para producir uvas que den vinos de media y alta gama. Y sobre todo con una extraordinaria sanidad debido a los inviernos tan crudos propios que se viven dentro de la región.
 
En finca La Celia el sistema de riego tiene ciertas particularidades que se inician a través de un gran tanque de reservorio de agua, proveniente de la Cordillera de los Andes, haciendo turnos de irrigación de agua para distintas épocas del año. Éstos son turnos semanales, los cuales al momento de irrigar por un par de horas se bloquea el suministro de agua, para que siga en cadena hacia la otra propiedad, esto permite tener agua todo el año, por todos los viticultores de la región. Esto además es necesario hacerlo, debido a que los enólogos de finca La Celia, consideran que al terreno hay que proveerle de agua con cierta restricción logrando que en los racimos este stress le permita un mejor desarrollo. El agua se suministra a los viñedos por goteo, el cual se une a fertilizantes o lo que vayan necesitando las plantas, el cual se calcula específicamente. La bodega de finca La Celia cuenta con tanques de producción y fermentación,  desde 1000 hectolitros hasta 100 hectolitros, permitiéndole al enólogo lograr lo mejor de sus mezclas, los mismos están provistos de tecnología para el control de temperaturas. 
 
El consumo de vino en la Argentina hasta el año 90 era de casi 100 litros, esto descendió hoy en día a 25 litros per cápita; Argentina producía vinos muy genéricos, esto obligó que a partir del año 90 se comience la apertura de exportación de la industria del vino argentino. Para aquel momento los vinos de Argentina eran rechazados en el mercado mundial, debido a que no estaban aptos para el consumo, muchos bodegueros argentinos viajaron a distintos lugares del mundo y comenzaron a trasladar la tecnología y procesos de vinificación a Argentina, cambiado la forma de hacer vinos y pasar de producir vinos genéricos a producir vinos segmentados.
 
Los vinos premium que son los que accedimos a degustar en ésta cata,  son vinos de alta gama, éstos año a año se han ido perfeccionando lográndose mejores exponentes, buscando la mejor expresión del terroir Mendocino. Claramente se distinguió a nivel mundial una cepa, el Malbec, esto determinó que los bodegueros argentinos se unieran para que se llevase una sola bandera del vino Malbec en el mundo. Desde hace 20 años el Malbec es el emblema argentino y a su vez se posesionan ante el mundo como productores de mayor calidad. A juicio de Carlos Timoner, nuestro anfitrión y Export Manager de Finca La Celia, considera que existe en este sentido una diferenciación con respecto al vino chileno, el cual se dio a conocer ante el mercado mundial 30 años antes que Argentina.”Los chilenos hicieron trabajos mucho más profesionales en cuanto a la exportación de sus vinos, llegando a liderizar en muchas regiones latinoamericanas, sin embargo se especializaron en materia de exportación en comercializar vinos de media y baja gama, para un mercado de innovación o no conocedor de los vinos. Esto hace que hoy en día a Chile le está costando posicionar en el mercado mundial vinos de media y alta gama” cosideró Timoner. “Nuestro posicionamiento fundamentalmente viene determinado por la cepa, por otra parte los procesos de vinificación en finca La Celia, responden al grupo Viña San Pedro-Tarapacá, este es el segundo grupo más importante de Latinoamérica en producción de vinos.  Hoy los enólogos de finca La Celia son de Chile, nuestros procesos de vinificación son muy similares al resto del 30% o 40% de las bodegas que existen hoy por hoy en la Argentina, los cuales son posibles gracias a capitales del exterior, de bodegas muy reconocidas en el mundo, que han invertido en Argentina por el auge del Malbec”
 
La Cata
El primer vino degustado fue Elite Malbec-Tannat 2009 proveniente del Valle de Uco de Mendoza, de un terroir ubicado a 1050 metros sobre el nivel del mar. Este blend compuesto por 60% de Malbec y 40% de Tannat, se cría en barrica de roble francés y americano de primer uso durante 12 meses, su costo en nuestros puntos de venta en Venezuela, alrededor de 199 BsF. (aprox. 20U$). 
El abordaje de cata en un vino de alta gama, amerita además de cierta cultura de reconocimiento, un aprendizaje en cada experiencia individual de cata, dedicarle a cata tiempo, para evaluar toda la extensión que nos ofrece cada vino.
 
Este vino Elite Malbec-Tannat 2009 de finca La Celia es un bivarietal, conformado por la cepa tradicional de Argentina y la cepa novedosa Tannat, la cual le aporta una mayor expresión en boca y una característica de excepción. Diseñado para una guarda entre seis a siete años, es un vino gran reserva, cuyo proceso de producción incluye trabajo diferencial en el viñedo, logrando que todo lo que aporte el viñedo en cuanto a acidez, estructura, parte a través del viñedo. 
 
Viene en dos presentaciones: Malbec y Petit verdot, ésta última es una uva de origen francés con una gran expresión, que se une al Malbec. Este último al ser muy amigable, alcanza una potencia superior, un mayor carácter. Para el Malbec Tanatt, se e comenzó a utilizar el roble americano,  por ser distinto, más apretado en consistencia, lo que repercute en que añade características de la madera más impactantes. Sin embargo esta bodega se caracteriza porque la madera no sea representativa en sus vinos, el protagonismo lo tiene la fruta, 14° de alcohol, lo hacen que éste sea  un vino que necesita ser degustado alrededor de los 15°,  para evitar que se tape la fruta con el alcohol.
 
A la vista:  De notables tonos violáceos en la corona externa,  se intensifica al medio con tonos más oscuros de ciruela, destacable brillo y vivacidad. Es un vino que con el paso de los años, seguramente alcanzará colores mucho más terrosos, terracota, hacia la gama de los marrones.
 
Nariz: En primera nariz resalta por su mineralidad, su acento en pimientos dulces, maderas, notas a vainilla y cuero, lo cual se define en segunda nariz, resaltando el cuero por encima de la madera. Por otro lado el Malbec nos demuestra un olor a confitura, a especies dulces, que unidas en este caso con el Tannat, la expresión tiende más a pimientos y especies más picantes.  Parecidas a las apreciadas en un Cabernet Sauvignon. Es un vino que indiscutiblemente amerita ser decantado para lograr una oxigenación, mínimo por 30 minutos.
 
Boca: La primera embestida es bastante agresiva, obliga a que juguemos por un tiempo con el vino en la boca, para que las papilas gustativas logren percibir los sabores más destacables. Luego de un segundo sorbo, el paladar ya se familiariza, observando un vino suave con cierto carácter de taninos muy amigables ligeramente astringentes. Curiosamente, se percibe en boca menos alcohólico que lo que nos sugería en nariz,  armonizando la madera y la fruta, destacada persistencia con bue caudal en boca, redondo, no existen notas que destaquen una más que la otra, en general armonioso para un final mediano.
 
El segundo vino degustado fue Eritage Cabernet Franc 2007, uno de los dos únicos Cabernet Franc que existen en nuestro país, perteneciente al cuartel No. 26 de Eugenio Bustos de San Carlos Valle de Uco. Su terroir se encuentra ubicado a 1050 metros sobre el nivel del mar. La crianza de este blend es 100% en barricas de roble francés de primer uso durante 12 meses y el 30%, 3 meses más, para un total de 15 meses. Representa toda la herencia de finca La Celia a partir de 1890, en el cual se trabajó un concepto de vino 100% varietales,. Viene en 2 presentaciones un Malbec y este Cabernet Franc. Esta cepa se produce en zona fría y en su proceso se incluye igualmente trabajos diferenciales en el viñedo, tiene una guarda aceptada por 10 años. Esta siendo degustado casi 5 años después de su vendimia,  este segundo vino cuesta en el mercado venezolano 295 BsF. (alrededor de 32 US$).
 
 
Color: Destaca por una tonalidad más rojiza,  hiendo  hacia el color granate oscuro y vibrante.
 
Nariz: El ataque primario nos expresa un vino robusto, notas frutales dulces, cierto toque floral a violeta.
 
Boca: Estructurado, con taninos más presentes sin ser estridentes pero acentuados, elegante, delicado. Cuando sigue siendo degustado, nos envuelve por un retrogusto afrutado de notable persistencia.
 
Por último, el rey de la noche Supremo 2006, considerado la máxima expresión de finca La Celia, proviene del Valle de Uco a 1050 metros sobre el nivel del mar. Es un blend criado al 100% en barrica de roble francés y americano de primer uso durante 12 meses, compuesto por diferentes cepas a elección cada año del enólogo. Esta añada degustada 2006 está compuesta por Malbec-Petit Verdot-Syrah y Tannat. Se produce en cuarteles en los que se seleccionan los granos que logran su máxima expresión, los cuáles se ubican cada una de las plantas, observando cual es la cantidad de kilos que puede producir preservando su extrema calidad. Mayormente para hacer este vino se habla de 1,300 kg de uvas por plantas. 
 
Por otro lado existe una gran diferenciación en los tiempos de cosecha, estos vinos se cosechan a fines de marzo a principios de abril. La cosecha se hace manual seleccionando racimo a racimo, por un equipo especializado dentro de la finca, los cuales tienen características extraordinarias y están en condiciones para producir este varietal. Los mismos se colocan en pequeñas cajitas que llegan a la bodega, éstas se vierten en una línea de preselección, que es nuevamente sometida a ese proceso manual, identificando que las bayas no estén rotas, sino que lleguen enteras al lugar de fermentación y que sea en la fermentación cuando se rompan las mismas, para así no perder ninguna característica de esa uva. 
 
Cada una de las cepas durante los primeros 12 meses, permanece separada en barricas nuevas de roble francés y se van monitoreando por degustaciones sucesivas del enólogo. Este a los 12 meses elige las mejores barricas y de cada una de estas extrae una muestra, lo cual representa una ardua semana en finca La Celia. Igualmente previamente se ha procedido a mucho trabajo de degustación de las bayas antes del proceso de fermentación, esto se hace tomando muestras de bayas por el equipo de producción y masticando de los racimos habiendo arrojado previamente las semillas, hasta por 26 veces. Logrando obtener el máximo sabor y concentración del grano, aquí se identifican la explosión de los taninos, la estructura de la uva y por último se logra identificar su densidad. Finalmente se traga para ver su acidez y se observa la piel en los dedos para imaginar su futuro color.
 
Después del proceso de fermentación, los enólogos deben llegar al corte supremo, cuando este es definido se logra obtener un blend de todas las barricas y solo el 30% de este vino vuelve a pasar a barrica francesa nueva durante 3 meses, el otro 70% espera en un tanque y al cabo de 3 meses se junta todo y se lleva a la planta de embotellamiento. En este año 2012 degustamos un vino que salió de la cosecha 2008 al mercado mundial, el mismo puede ir creciendo hasta el 2018. La cosecha de 2006 tiene un 60% de Malbec, un 20% de Petit verdot, un 15% de Syrah y un 5 % de Tannat
 
A la vista: En vista da un  intenso tono purpura con la corona granate, brillante, refleja un vino complejo de extrema factura.
 
Nariz: Las primeras notas deben tomar un tiempo para ser definidas, es un vino que nos va hablando a medida que lo olemos. Son muchos los registros olfativos que nos vienen a la memoria, un abanico de sensaciones olfativas que van desde la madera palo rosa, notas minerales, vainilla, cuero, chocolate bíter, serrapia, tierra mojada, es decir muy complejo en nariz. Al mover la copa otros aromas nos vienen, nuez moscada, confituras de frutas rojas, cuero, tabaco, madera envejecida, mineralidad. Definitivamente es un vino que por solo sus aromas, ya es una notable y sorprendente experiencia.
 
Boca: Un vino para ser servido a los 14,5 ° a 15° no más que eso., lo primero que nos produce en boca son notas torrefactas, es decir notas que se combinan con frutas del bosque muy maduras, de moras y también de higos secos, de orejones de melocotón, luego en los laterales lo salobre llega a descomponerse en tonos dulces del chocolate especiado. Taninos extraordinariamente elegantes, un ataque dulzor especiado con gran carácter, de indescriptible untuosidad. Recomiendo dejarlo reposar aún más en la copa, irlo saboreando lentamente porque se descubren nuevos sabores. Es un vino que solamente recomendaría para acompañarlo con chocolate, higos o dátles, o simplemente solo, porque el resultado final es una agradable dulzor pleno de carácter para un retrogusto largo y especiado.

 

Anuncios